¿Cómo se hace para curar el mate?

¿Cómo se hace para curar el mate?

Empecemos por conocer que es el mate. Muchos podrían decir que es una bebida típica de Argentina, en cierto modo se podría decir que sí, pero en el vocabulario de los bebedores de esta peculiar bebida el mate es el envase en donde se prepara y se bebe el té o infusión preparada con la denominada yerba mate.

Así que cuando se habla de curar el mate se entiende como el proceso de impregnación de los poros del material del mate cuando éste está construido a partir de algún material poroso como la madera o la calabaza Pero vamos al punto en cuestión.

Existen diferentes tipos de mates: se encuentran los de calabaza, madera, caña, metal, alpaca, hueso, plata, entre otros materiales. Para evitar que un mate nuevo se rompa o se quiebre, es necesario curarlo, por eso les enseñaremos cómo hacerlo y qué tipo de mate se debe curar.

Sólo los mates de calabaza y madera necesitan de este previo ritual, ya que los de otros materiales, con solo lavarlos bien, se encuentran listos para el uso diario. Además, este tratamiento evita la formación de moho y malos olores.

Cómo curar el mate:

  • Mate de madera.

Para curar el mate de madera se podría decir que existen varias técnicas, una de ellas es untar el mate con aceite o manteca, para sellar sus poros y alargar su vida.

Otra técnica para curarlo es lavarlo y llenarlo con yerba húmeda (usada de la última cebada de un mate viejo) e ir mojándolo constantemente con agua tibia, sin permitir que se seque en ningún momento. Este proceso se lleva a cabo durante 24 horas, o incluso se puede cambiar la yerba y repetir la operación durante varios días.

De esta manera has aprendido como curar un mate de madera.

  • Mate de calabaza.

Lavar y llenar con yerba húmeda, usada en otro mate. Agregarle agua tibia, sin permitir que se seque la yerba. Al día siguiente sacar la yerba y con una cucharita raspar el interior para extraer los tejidos blandos humedecidos y macerados. Repetir este procedimiento cuantas veces quiera.

 

  • Mate de hueso.

Dejar en remojo durante 24 horas con agua hirviendo y detergente. Enjuagar.

 

  • Mate amargo.

Después de ser curado, lavar el mate con agua caliente y llenar con yerba usada, sin azúcar. Cuando la yerba se va secando, se agrega unas gotas de agua tibia para volverla a humedecer. Repetir este procedimiento por un día.

 

  • Mate dulce.

Una vez que ya fue curado, lavar el mate con agua caliente y volcar azúcar dentro de él. Sacudir bien, hasta que las paredes del mate queden completamente cubiertas por azúcar. Dejar que se seque y lavar. Llenar el mate con yerba humedecida e ir añadiendo agua para que no se seque. Después de 24 horas, ya se puede utilizar.

Así has aprendido las diferentes formas de curar los tipos de mates, envases o tazas especiales, donde se beben la popular infusión o te llamada mate, muy característica de los argentinos y uruguayos.

¿Tienes algo para agregar? Hazlo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: